X
Uso de Cookies
Sagulpa utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Un paseo sostenible sobre el suelo de Las Palmas de Gran Canaria

12 de enero de 2021, 10:22


Dicen que los pavimentos son fachadas que miran al cielo y que tenemos que observarlos con más atención. El objetivo principal de un suelo es que perdure y, por eso, nuestros pavimentos urbanos están ligados a la Historia de Las Palmas de Gran Canaria, a nuestro Patrimonio. En este paseo en bicicleta te proponemos caminar atrás en el tiempo y disfrutar de unas cuantas anécdotas.

Un paseo sostenible sobre el suelo de Las Palmas de Gran Canaria

Los suelos son todo un arte, aunque no nos demos cuenta. En esta ruta a dos ruedas los pisaremos modernistas, coloridos, curiosos, enigmáticos y, siempre, desde la perspectiva de un plano picado. Te invitamos a probar Sítycleta y a hacer todo el recorrido usando el servicio de bicicletas municipales, que dispone de estaciones a lo largo de todo el itinerario. En definitiva, descubrimos Las Palmas de Gran Canaria desde lo más bajo para conocer grandes historias en esta ruta, sin despegarnos del suelo. 

Nuestro punto de partida en este recorrido en bici es la Plaza de San Antonio Abad, el origen de todo en Las Palmas de Gran Canaria. Justo delante de esta pequeña ermita, cuya fachada recuerda el paso de Cristóbal Colón por Gran Canaria, se fundó la Ciudad en 1487. Así como esta histórica ermita fue reconstruida, imitando a la original, el empedrado característico de esta zona de Vegueta, instalado en 1980, rememora el pavimento antiguo. Si estas piedras hablaran, no nos contarían grandes historias, aunque bajo ellas esconden el gran tesoro arqueológico de la Ciudad. 

Cruzamos el barrio de Vegueta pedaleando por el carril bici que pasa por el barranco del Guiniguada hasta el otro histórico barrio en el corazón de la Ciudad, Triana. Alrededor de la arteria principal del barrio, la calle Mayor de Triana, totalmente peatonal, cientos de tiendas constituyen la zona comercial abierta. Pasear por Triana es disfrutar de las coloridas fachadas modernistas de sus edificios señoriales, pero también el suelo, de piedra natural, tiene muchas historias que contar. Del anterior pavimento, colorido y de terrazo, solo se conserva, junto a la escultura Espiral del Viento, de Martín Chirino, una rosa de los vientos que muestra los rumbos náuticos entre los puntos cardinales. 

Después de caminar sobre el suelo gris de Triana, volvemos a la bicicleta y al rojo del carril bici que discurre por la calle León y Castillo, hasta llegar a la Plaza de La Feria. Esta plaza, que debe su nombre a la feria de pescado que acogía en el siglo XIX, se construyó en 1969 en homenaje al escritor palmense Benito Pérez Galdós, que en forma de escultura preside el centro de la plaza. Este espacio es un lugar de encuentro para los niños y los aficionados al skate o a los patines, que practican piruetas en las zonas en pendiente que rodean el monumento dedicado a Galdós

En este punto se bifurca el carril bici hacia la Plaza de la Constitución - 'El Obelisco', una rotonda sobre la que se levanta un monolito de 25 metros de altura y tras el cual encontramos una zona verde entrañable. Se trata de un rincón sencillo donde descansa el busto del poeta grancanario Tomás Morales, en un oasis de paz, entre el intenso tráfico y los grupos de estudiantes que pasan por aquí. Delante del busto, un estanque con plantas acuáticas y un llamativo mosaico cubista realizado con retales de azulejos, que representa los elementos de la poesía de Tomás Morales. 

Junto a esta bella plaza está la Facultad de Ciencias de la Educación, en cuya entrada llama la atención una superficie de planos inclinados que componen dos triángulos, una invitación a resolver el llamado rompecabezas del mercero. El desafío geométrico está en el suelo. Este es el ingenioso reto: hay que descomponer un triángulo en cuatro piezas de forma que puedan reunirse en un cuadrado perfecto. 

Retomamos los pedales y la alfombra roja del carril bici, esta vez con destino a uno de los símbolos de estilo arquitectónico neocanario: de la mano de los hermanos Martín Fernández de la Torre llegamos al Pueblo Canario. Este conjunto arquitectónico que recrea la arquitectura tradicional canaria tiene un empedrado con callaos, típico de los antiguos suelos de las calles de Canarias y, además, un mosaico de figuras geométricas de diferentes formas, materiales y colores: una preciosidad si lo contemplas desde el balcón. 

Seguimos pendientes del suelo, pero ahora en la Avenida Marítima, que dispone de un carril bici kilométrico, paralelo a un amplio paseo peatonal, al ladito del mar. Los paseos en bicicleta respirando la brisa pueden ser muy relajantes, especialmente si nos concentramos en las ondas del dibujo de su pavimento. El dibujo, de baldosas de terrazo, imita al paseo de Copacabana y promete un dulce balanceo camino del mar

Nuestra ruta ciclista por los suelos más significativos de Las Palmas de Gran Canaria transcurre siempre sin dejar el carril bici, hasta alcanzar la plaza Woermann, junto al edificio más emblemático del istmo de La Isleta. Pero lo interesante no solo está arriba. Las vistas a la plaza desde la altura son sorprendentes: las piedras blancas y negras del pavimento, que vinieron a colocar artesanos portugueses, forman una silueta femenina

Son los últimos metros pendientes del suelo sobre el que pedaleamos, porque hemos llegado a la joya de La Corona, el Paseo de Las Canteras, de uso exclusivamente peatonal. Aparcamos la Sítycleta en cualquiera de sus seis estaciones cercanas a este largo paseo playero, con más de tres kilómetros, para disfrutar del merecido descanso. Tras la renovación total de todo el paseo, la playa más bonita presume de unos adoquines rojos en forma de prisma

Finaliza aquí esta ruta de la que salimos convencidos de que nunca hay que perder el contacto con el suelo porque tiene muchas cosas que enseñarnos, entre ellas, no tropezar dos veces con la misma piedra. 

Un paseo sostenible sobre el suelo de Las Palmas de Gran Canaria